19.8.13

LOS 5 CUIDADOS SOLARES MÁS RECOMENDABLES / 5 MOST RECOMMENDABLE AFTERSUN CARES

Foto Marilyn vía photo-pics.ru

Las últimas semanas han sido bastante intensas en cuanto a trabajo, intentando dejar zanjados muchos temas antes de las vacaciones. Pero hoy ya, por fin, he podido darme mi primer baño en la piscina y tomar un poco el sol.

El motivo de este post no es otro que ayudaros con información útil sobre cómo protegerse de los rayos nocivos que perjudican seriamente la salud de nuestra piel, en los meses de verano.

Sin duda es, con la primera exposición de la piel al sol, cuando más fácil resulta quemarse y cuando hay que tomar una mayor precaución. Y si no, que me lo digan a mi, que he estado sólo un par de horas en el agua, con factor solar 30,  y aún así me he quemado.

Así que, para que evitemos ésto o algo peor,  os dejo con cinco claves para protege vuestra dermis antes, durante y después de ir a la piscina o a la playa:

1. Antes de nada, prepara la piel con algún producto o crema exfoliante y tratamientos de Vitamina C que refuercen las defensas. Es muy importante realizar algún tratamiento de hidratación, para mantener joven y elástica la piel.

2. Después,  es primordial analizar el tipo de piel, y así poder protegerla adecuadamente de los rayos solares. Según el tipo, te corresponderá un factor de protección u otro (siempre entre el 20 y el 50) y un tipo de crema u otra.
Si tu piel es tipo 1 (pálida, muy blanca, ojos azules y pecas), aplica FPS total 50, si es tipo 2 (piel clara, ojos claros y pecas) aplica el factor 30. Si es tipo 3 (piel blanca que se quema con facilidad y pigmenta), aplica FPS 15 como mínimo. Para pieles tipo 4 (piel ligeramente oscura, ojos marrones o negros y que apenas se quema) aplica FPS 8 - 10. Para pieles tipo 5 (oscuras, que no se queman y que se broncean con facilidad), aplica factor 6-8. Para pieles tipo 6 (negras) aplica bronceador de factor solar 4-6.

3. Para evitar manchas, pecas o lunares, se aconseja no prolongar en exceso las exposiciones y proteger cara y cuerpo ligeramente con gorras, gafas o incluso camisetas.

4. En caso de pieles agredidas por el sol, aplica crema para las quemaduras solares específicamente indicadas para su regeneración como las que encontrarás en farmacias y parafarmacias.

5. Por último, después de una exposición al sol continuada y prolongada en el tiempo, será necesario un tratamiento exfoliante nuevamente para eliminar las células muertas de la superficie cutánea con el fin de conseguir la mayor luminosidad de la piel y contrarrestar el deterioro causado.

¡Os deseo un feliz y saludable verano!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada